Casa de Buñuel en la Del Valle será sede de la Academia Mexicana y la Federación Iberoamericana de cine; habrá talleres y proyecciones, entre otros

Publicado por Staff on Mar, 10/03/2017 - 20:04

Seis años después de que el gobierno de España compró y renovó la casa de la colnia Del Valle donde vivió hasta su muerte el cineasta de origen español pero nacionalizado mexicano, Luis Buñuel, éste lo cedió en comodato a México para ser sede de la Federación Iberoamericana de Academias de Cine (Fiacine) y de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC).

En principio el inmueble iba a ser utilizado como centro de enseñanza conjunto del gobierno español, según presumieron sus representantes durante una reinauguración de la casa en diciembre del 2011, en la que se presentó una exposición iconográfica de Viridina, una de las obras más famosas del cineasta y que encumbró a Silvia Pinal, quien estuvo presente entonces en el evento al lado del cineasta mexicano Arturo Ripstein.

Pero luego el inmueble, ubicado en Cerrada de Felix Cuevas 27, en la colonia Tlacoquemécatl Del Valle volvió a cerrar, aunque tomó el nombre de Casa-Museo Luis Buñuel, supuestamente porque se convertiría en una extensión el museo del genio artista en su natal Teruel, España.

La casa vallesina, caracterizada por tener hiedras en la parte interior de su barda, así como un asador en el jardín, fue habitada por Buñuel a partir de 1952 por el cineasta, después de naturalizarse mexicano en 1949 y fue en este lugar donde concibió filmes como El ángel exterminador y solía recibir a personalidades de la época como las actrices o María Félix o la misma Pinal.

El lugar constituye un importante espacio en el que Buñuel recibió a muchos amigos republicanos y exiliados como él mismo, entre los que se encontraban José Ignacio Mantecón, Eduardo Ugarte, Pepe Moreno Villa, Gustavo Pitaluga o Rafael Sánchez Ventura, pero también fue lugar de encuentro con intelectuales de la talla de Octavio Paz, Carlos Fuentes o Gabriel García Márquez.

 

Tras establecerse en México en 1946 y adoptar la nacionalidad mexicana tres años después, Luis Buñuel adquirió dos predios contiguos en una zona entonces poco poblada y encargó la edificación de su casa, en la que vivió hasta el final de sus días, al arquitecto español Arturo Sáenz de la Calzada, compañero de la Residencia de Estudiantes.

 

El arquitecto, siguiendo las indicaciones de Buñuel, empleó el ladrillo expuesto en el diseño del edificio, utilizado en México como un elemento nostálgico, que constituye una muestra sumamente representativa de la arquitectura española en el exilio. Años más tarde, Buñuel pidió al mismo arquitecto su colaboración para construir los dos capiteles en los que hace penitencia Simón del desierto y uno de los cuales se exhibe junto a la entrada de la Filmoteca de la UNAM.

 

Desde marzo de 2006, Libre en el Sur ha propuesto reiteradamente que se dé el nombre del cineasta a la pequeña cerrada donde se ubica el inmueble, idea que recobró valor con la apertura de la Casa Buñuel.

"Para los juarenses es un orgullo que Buñuel haya escogido a la colonia Del Valle para vivir y para morir e inclusive haya filmado en ella”, comentó el entonces delegado en Benito Juárez, Fadlala Akabani.

Y la actriz Silvia Pinal envió en mayo del 2007 una carta a este medio: “Respaldo con todo entusiasmo la idea y sumo mi petición para que lo más pronto posible tengamos la calle Luis Buñuel justamente donde él vivió durante muchos años y hasta su muerte. Creo que es de elemental justicia este homenaje”.

Ahora la casa será un espacio de difusión, fomento y enseñanza de las artes y ciencias cinematográficas, informó el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) en un comunicado. 

Luis Fernández-Cid de las Alas Pumariño, embajador de España en México, entregó el documento de comodato a Saúl Juárez Vega, subsecretario de Desarrollo Cultural, en representación de la secretaria de Cultura, María Cristina García Cepeda, quien a su vez lo dio a Dolores Heredia, presidenta de la AMACC.

Saúl Juárez señaló que esta casa volverá a cobrar vida a través de talleres, seminarios, proyecciones y actividades que beneficiarán tanto a cineastas como a personas interesadas en el séptimo arte, todo ello enmarcado por el espíritu y nombre de Luis Buñuel, cuyo legado es un referente de la cinematografía del siglo XX.

Fernández-Cid de las Alas Pumariño aseguró que Luis Buñuel era un español mexicano y un mexicano español que tocó la universalidad, a través de su obra y dio dimensión a sus ideas y creatividad en esta casa, misma que será un refugio para los cineastas que aquí se reúnan para seguir fortaleciendo la gran tradición cinematográfica de Iberoamérica.

“Precisamente ese impulso que hacemos juntos desde la dimensión iberoamericana a la cinematografía es invertir culturalmente en la creación de emociones, a través de un arte fundamental para nuestras vidas. El cine nos da una nueva forma de pensar, aleja la tristeza y nos une como sociedad”, expresó el diplomático.

En su oportunidad, Dolores Heredia, presidenta de la AMACC afirmó que para la institución que representa un orgullo ocupar esta sede cuya entrega hoy se concreta después de un proceso de dos años en el que la representación del gobierno de España trabajó de la mano con la Secretaría de Cultura y el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine). 

Finalmente, Jorge Sánchez, director del Imcine dijo que México cuente con este nuevo espacio, una casa magnífica que, en memoria de Luis Buñuel, también conocido por los cineastas del mundo como “San Luis”, por la universalidad de su trabajo, se convertirá en un recinto para seguir fortaleciendo al cine. 

(Foto: Secretaría de Cultura)

Deja un comentario: