Un vecino apartidista, experto en seguridad nacional, busca ser el primer Alcalde de BJ; ‘contra la delincuencia, urge la alternancia’, advierte

Publicado por Staff on Mié, 08/02/2017 - 14:15

Salvador Guerrero Chiprés fue un funcionario de alto nivel en “el cerebro” de la Comisión Nacional de Seguridad y en la Secretaría de Seguridad Pública Federal. Pero también es uno de esos vecinos que honran a la Delegación Benito Juárez con su preparación académica y su experiencia en el servicio público al margen de los partidos políticos.

De hecho, la única etapa de su vida en que dejó de tener su hogar en la demarcación juarense fue cuando viajó a Londres para cursar el Doctorado en Teoría Política Contemporánea por el Departamento de Gobierno de la Universidad de Essex, Inglaterra; como becario del Conacyt, ahí realizó la tesis Insurgencies and National Security in Mexico (1993-2003): Political Frontiers, Myth and Hegemony, the Role of the EZLN.

Nacido en la calle de Holbein, también licenciado en Derecho y en Comunicación por la UNAM, con una Maestría en Comunicación Política y Corporativa por la Universidad Iberoamericana, con experiencia como periodista y comisionado en el Instituto de Información Pública, Guerrero Chiprés busca convertirse en el primer Alcalde de la Delegación Benito Juárez, bajo las nuevas reglas asentadas en la  recientemente decretada Constitución de la Ciudad de México.  

Aunque lo primero para lograrlo es ser postulado por algún partido político, lo que lo anima, cuenta en entrevista, es que lo han buscado líderes que ven en él la posibilidad de enfrentar con éxito la inseguridad que agobia a los juarenses.  “Vivimos en el peor momento de los últimos 17 años”, dice sin chistar. Y eso –señala—es responsabilidad del gobierno de Mancera pero también del local del PAN, pues es incapaz de establecer una coordinación eficaz con el gobierno central.

Sabe de lo que habla. Su experiencia es vasta en esta materia. Primero fue Director Ejecutivo de Seguridad Privada en la Subsecretaría de Información e Inteligencia Policial de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina y asesor del entonces titular Manuel Mondragón y Kalb.

Cuando Mondragón fue nombrado Comisionado Nacional de Seguridad, Salvador Guerrero se mantuvo como su asesor y más tarde fue nombrado Director General de Proyectos de Investigación de la extinta Secretaría de Seguridad Pública Federal.

“Por esa experiencia puedo afirmar que urge la alternancia en la Delegación Benito Juárez y en la Ciudad, porque también me consta que es posible frenar el deterioro”. Mientras no haya ese cambio –añade— será imposible determinar el grado de responsabilidad o de incapacidades que han tenido los últimos gobernantes frente a la delincuencia.

Está convencido de que otros dos graves problemas en la Delegación Benito Juárez están relacionados con la inseguridad creciente: la falta de transparencia y la explosión del comercio informal. “La permisividad está dejando muchos huecos”, advierte. “La policía ha ocupado facultades que le permiten acudir más fácilmente al dinero de la calle”.

Y lanza una interrogante cruda: “¿Cómo en una delegación que tiene el mayor desarrollo humano tiene estos niveles de inseguridad?”.

Para él no hay de otra: La alternancia debe dar como resultado una mayor capacidad operativa frente a la delincuencia, el mejoramiento de las policías –comenzando por su salario—, pero también –y muy especialmente— un acercamiento con la ciudadanía, a la que hay que mantener informada de manera cotidiana sobre la actuación policiaca.

“Y sí es posible cambiar la situación, aún con los mismos recursos”, sintetiza. “Yo tengo ese conocimiento administrativo a nivel local, estatal y federal”. (Francisco Ortiz Pardo)

Deja un comentario: